Hace dos días realizamos una instalación dual de dos sistemas operativos, para ello primeramente creamos una máquina virtual la cual usaremos para realizar la instalación, y disponer primeramente de las dos imágenes de los sistemas operativos los cual emplearemos para la instalación.

Primero instalamos el sistema Windows para no romper el gestor de arranque y ahorrarnos la configuración de este y después el sistema linux.

Esta práctica salió genial y todos fueron capaz de realizar la instalación sin ningún tipo de problemas.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.